Hace varios meses ya que me estoy dedicando en mis ratos libres a reparar los problemas de las conocidas 3 luces rojas en las Xbox 360, y en una de ellas me decidí a grabar el proceso para que todos sepáis cómo lo hago para que no le vuelvan a salir nunca más. Por todo Internet existen multitud de tutoriales explicando esto, pero puedo decir por experiencia que con estas consolas, para que den un resultado excelente y duradero, no vale con un solo truco.

Básicamente lo que le ocurre a esta consola para que sea tan problemática es el exceso de calor, derivando en lo siguiente:

  • En primer lugar las soldaduras se reblandecen y dejan de hacer contacto, con lo que da lugar a multitud de errores, agrupados todos ellos en las típicas 3 luces rojas.
  • En segundo lugar, y también como consecuencia de unos materiales muy defectuosos, la placa base del dispositivo se arquea y hace que algunos componentes dejen de hacer un buen contacto, provocando nuevamente las 3 luces rojas.

Reparar las 3 luces rojas

En el vídeo que encabeza esta entrada tenemos todo el proceso de reparación de la consola, que incluye:

  • Desmontar la Xbox 360 por completo y limpiar todos sus componentes, haciendo así que la circulación de aire sea mucho más fluida.
  • Recalentar todos los componentes para que vuelvan a hacer un contacto correcto.
  • Restaurar la pasta térmica que hace que los procesadores (tanto la CPU como la GPU), disipen el calor a los propios disipadores, ya que con el tiempo ésta deja de tener su total eficacia.
  • Mejorar los anclajes de los disipadores para que éstos estén mejor sujetos.
  • Abrir un conducto de aire nuevo en la parte delantera del circuito de aire y colocar un ventilador extra, con lo que se multiplica la eficacia de estas piezas.
  • Aplicar el hack que hace que los ventiladores funcionen siempre a 12v (más rápidos), haciendo que desde el inicio, la consola saque mucho más calor de dentro.
  • Someter la consola a varias horas de juego para verificar que no recae en avería.

Materiales

  • Ventilador de 7cm de lado, a 12v.
  • Rejilla para el ventilador.
  • x2 jeringuillas de pasta térmica.
  • x8 arandelas de 6mm de diámetro interno y 10mm externo.
  • x2 tornillos de 3mm de diámetro y 30mm de largo.
  • x2 tuercas de 3mm de diámetro.
  • x4 arandelas de 3mm de diámetro interno y 7mm externo.

Precauciones con nuestra Xbox 360

Evidentemente, debido a que las Xbox 360 son consolas muy delicadas, vamos a tener que mantener unas precauciones básicas durante su uso después de haberlas reparado:

  • Evita colocarla en espacios cerrados, que no tengan un buen refresco o que concentre el calor de otros dispositivos.
  • Bajo ningún concepto tapes los conductos de aire. El ventilador superior, los dos posteriores y ambos laterales de la consola hacen que por dentro se mantenga ventilada.
  • No la uses en días de mucho calor, ya que el aire que le va a entrar para refrescar los componentes no va a estar precisamente fresco.
  • Muchas horas seguidas de juego pueden hacer que vuelva a caer en avería. Mi recomendación es que por cada 45 minutos de juego, dejes reposar la consola 15.
  • Pon la consola en superficies rígidas, evita a toda costa cojines, sofás o camas ya que genera concentración de calor. Para comprobar que está bien colocada, basta con mirar si las cuatro patas de goma de la parte inferior de la consola son las únicas que están teniendo contacto.
  • Instala los juegos en tu disco duro, evitará un uso excesivo del lector.
  • Evita mover la consola en caliente, es decir, justo después de haberla usado. Las soldaduras podrían estar calientes y algún golpe podría desencajar un componente.

Más información – Cómo desmontar una Xbox 360, Canal de YouTube de ComoHacer.eu, Base de datos de 3 luces rojas de Xbox 360