Símbolo Bitcoin y Raspberry Pi

Bitcoin o BTC es una moneda electrónica o criptodivisa que no está en poder de grandes bancos o de especuladores como el dinero convencional. La criptomoneda se puede usar para hacer compras o pagos por Internet y fue creada por un grupo de personas bajo el seudónimo de Satoshi Nakamoto, de ahí que los “céntimos” del BTC se denominen Satoshis (100.000.000 Satoshis = 1 BTC). El precio de un Bitcoin ha ido incrementándose desde su aparición, mientras que en un inicio apenas valía nada y ahora puede tener un valor de más de 600€. Nada despreciable si eres uno de los que compró BTCs baratos en su inicio y ahora los puede vender a ese precio. Pero no solo podemos comprarlos, también podemos conseguirlos con la minería (desencriptando los bloques de esta moneda). Y no es nada ilegal… aunque te parezca raro. Aunque parezca extraño, los Bitcoins se extraen como de una “mina” virtual como el oro. Su número es finito y su valor dependerá de la cantidad de gente interesada en ellos. Y es aquí donde entra nuestra Raspberry Pi, que se puede emplear como una especie de “pico” para extraer el valioso mineral virtual y cambiarlo por euros. Para saber más sobre los BTCs puedes consultar este enlace.

Breve introducción a la potencia de cálculo

El descrifrado de los bloques de Bitcoins se realiza gracias a la potencia de cálculo de los chips. Concretamente la Raspberry Pi cuenta con un SoC ARM que puede llegar a una potencia de cálculo de 150KH/s (Kilo Hashes por segundo). Los hashes por segundo son la unidad en la que se mide la capacidad de descifrado de los chips. Digamos que todos los movimientos con la moneda se registran en un fichero que guarda los 10 últimos minutos. Al finalizar el fichero se introduce un número de validación. El primero que lo descifra se gana una recompensa de 25 Bitcoins. Pero para eso se necesitan realizar muchas operaciones matemáticas que resuelvan el algoritmo que los protege y aquí es donde influye la velocidad de cálculo (H/s). Como cada vez es más complejo, los que están intentando descifrarlo se agrupan en “Pools” y unen sus “fuerzas” (potencias de cálculo) para descifrar los números. Una vez conseguido, la recompensa se reparte entre los miembros del pool en proporción a la potencia de cálculo aportada por cada uno.

Señal representando un pico minando BTCs

Para saber la rentabilidad tendrías que hacer los cálculos del consumo eléctrico y tarifa de Internet consumida por tu equipo de descifrado y compararla con la cantidad de criptomoneda conseguida. Así sabrás si es o no rentable. Recuerda que la Raspberry Pi consume 2.5w y que si la tienes trabajando las 24h del día y todos los días del mes, el incremento en la factura de la luz puede rondar los 11€. Si con el trabajo conseguido durante todo ese tiempo has sacado suficientes Satoshis como para cubrir esa cifra, puedes darte por satisfecho. Con que consigas 8.000.000 satoshis o más, ya le estarás sacando rentabilidad. Algunos han conseguido multiplicar la potencia de cálculo creando un “supercomputador” con muchas placas Raspberry Pi trabajando a la vez. Existen algunos de estos proyectos rondando por la red, pero no es rentable, ya que existen sistemas más baratos pensados para la minería y que optimizan la potencia de cálculo para conseguir muchos más H/s. Existen sistemas que se comercializan por unos 8500€ y que consiguen potencias de cálculo de hasta 7 GH/s, como el miner Butterfly Labs Jalapeno que puede conseguir esa cifra y más si lo mejoramos. Para conseguir velocidades similares con la Raspberry Pi, tendríamos que gastar unos 22.000€, más algunos euros extra para cableado y otros “cacharros” necesarios para interconectar todas las placas y que trabajen a la vez. Pagar un precio 2.5 veces superior para obtener una potencia de cálculo similar, no es un movimiento inteligente…

Materiales para minar Bitcoins con Raspberry Pi

  • Adquirir la Raspberry Pi.
  • Fuente de alimentación y otros accesorios necesarios (caja, cable HDMI y cable de red). Si lo prefieres puedes conseguir el kit completo que lo incluye todo en nuestra tienda.
  • Descargar la distribución Minepeon (basada en Arch Linux ARM), una distro especialmente pensada para la minería en chips ARM. Una imagen que ocupa algo más de 300MB. Atención: No funciona con las nuevas Raspberry Pi 2, la alternativa recomendada es Minera instalado manualmente desde Raspbian.
  • Un PC o Mac para poder preparar la tarjeta SD con el sistema operativo.
  • Teclado, ratón, pantalla o TV para conectar a la Raspi.

MinePeon Logo

Procedimiento para la minería con una Raspberry Pi

Ahora vamos a preparar nuestra Raspberry Pi para la minería de Bitcoins en unos sencillos pasos. Vamos a montar y preparar la Raspberry Pi como lo describimos en el primer artículo, pero con una diferencia, esta vez no instalaremos Raspbian ni ninguna otra distribución de las que ya hemos hablado.

  1. Una vez descargada la imagen de MinePeon, la descomprimimos y preparamos la tarjeta SD formateándola en sistema FAT32 para luego montar la imagen. Puedes ver el procedimiento completo en el paso 1 de otro de nuestros artículos en el que lo explicamos tanto para Windows, como Linux y Mac.
  2. Una vez tengamos la SD preparada, procederemos a descargar y abrir el programa Win32 Disk Imager, si es que tenemos Windows en nuestro PC. Desde este programa, y con la SD insertada en la ranura del PC, seleccionaremos la imagen de MinePeon descomprimida (*.img). Hacemos clic en el botón Write y esperamos a que se finalice el proceso.
  3. Para los que tengan Linux o Mac OS X, al ser dos sistemas tipo Unix, pueden emplear el comando dd desde la consola. Para ello descomprimimos la *.img de MinePeon previamente y luego con la SD insertada se teclea (sustituyendo nombre_imagen.img por el nombre del fichero de imagen, que debería ser algo como MinePeon-2013-xx-xx.img y /dev/sdc por el dispositivo correspondiente a la SD, que en mi caso es /dev/mmcblk0):
dd bs=1M if=nombre_imagen.img of=/dev/sdc
  1. En Mac OS X podemos usar la app PiWriter, con interfaz gráfica sencilla e intuitiva. En él seleccionamos la imagen previamente descomprimida y con la SD insertada instalamos el sistema operativo.
  2. Ya tenemos la SD lista para insertarla en la Raspberry Pi e iniciar el sistema. La Raspi debe tener un monitor o pantalla conectada por HDMI, un teclado y ratón USB y un cable de red para tener acceso a Internet.
  3. Al iniciar MinePeon nos pedirá un nombre de usuario y contraseña, que son los que vienen por defecto prestablecidos. El usuario es minepeon y la contraseña peon.
  4. Lo primero que veremos será un navegador WebUI que nos aparece nada más logearnos. Allí tendremos una buena caja de herramientas para comenzar con la minería. Para saber emplearlo puedes ponerte al día como algunos manuales de minería, ya que es algo complejo de explicar aquí. En esta pantalla puedes poner los datos de tus pools para conseguir dinero, puedes consultar los mejores aquí.

MiniPeon pantalla principal Mining Pools

Lo bueno de MinePeon es que soporta automáticamente dispositivos USB de minería… por si quisieses agregar alguno y potenciar la capacidad de desencriptado de tu SoC. Tu que, ¿te animas a minar con la todopoderosa Raspberry Pi?