Hoy en día gran parte de los adultos pasamos varias horas seguidas de pie por diversos motivos y eso hace que nuestras piernas sufran. Generalmente afecta más a las mujeres provocando la aparición de varices (trombos), aunque hay casos en hombres. Esto se debe a un déficit del riego sanguíneo en estas extremidades ya que después de circular la sangre hasta nuestros pies, vuelve hacia el corazón en sentido vertical ascendente por lo que si no tomamos medidas para mejorar la circulación puede causar serios dolores. Realizando las siguientes actividades puedes ayudar a que tus piernas se tomen un respiro.

Agua fría

Cuando te duches, al final del todo, antes de cerrar el grifo aplícate agua fría en tus piernas. Al principio es incómodo pero al final te acostumbras. Mientras echas el agua fría en estas extremidades masajéalas con tus manos frotando de abajo a arriba fuerte, es decir, desde el tobillo o rodilla hasta la ingle. Esto favorece el riego sanguíneo ascendente.

Si no te gusta la sensación de agua helada puedes aplicarte cremas efecto frío después del baño, antes de irte a dormir o recién levantado de la misma forma que con el agua, masajeando de abajo a arriba.

Dando crema en la piernas.

Pasea

Pasear al menos media hora al día ayuda a prevenir las varices y estimular la circulación, por lo que si habitualmente te duelen las piernas, poco a poco ese dolor cesará. Al caminar utilizas todos o casi todos los músculos de las piernas por lo que al ser un ejercicio nuestras pulsaciones aumentan (al menos un poco por el esfuerzo) a la vez que presión sanguínea, entonces tendrá mas fuerza para circular bien en tus extremidades y pasar por esos incómodos trombos de una manera más fluida y así evitas el dolor.

Varices en las piernas.

No hagas una vida sedentaria

Intenta estar el menos tiempo posible tumbado o sentado, haciendo vida sedentaria ya que, generalmente mientras estamos en nuestro tiempo libre tumbados por ejemplo viendo la tele, picoteamos. Si no nos movemos no quemamos la energía ingerida por lo que queda reservada en el músculo en forma de glucógeno (hidratos de carbono) pero un exceso hace que sea grasa y si se acumula en las piernas a la larga la circulación va empeorando y aparecen los dolores.

Si te dedicas a hacer vida sedentaria tus arterias podrían quedar así (ver la foto de abajo) y precisamente ésto es lo que provoca el dolor.

Venas obstruidas.

Evita el tabaco

El tabaco obstruye las arterias de todo el cuerpo, por lo que causa problemas cardiovasculares y provoca dolor e incluso la gran falta de riego sanguíneo en los dedos (que es donde más cuesta que llegue la sangre por su lejanía respecto del corazón). Finalmente puedes llegar a perder hasta sensibilidad en estos apéndices de nuestro cuerpo por lo que es verdaderamente aconsejable no fumar y favorecer la circulación con los métodos citados anteriormente.

En conclusión, para evitar el dolor y ayudar a que la sangre circule de una manera fluida y rápida por nuestro organismo te recomiendo seguir estas pautas y además conseguirás una vida más saludable.