¿Por qué llenar el depósito con aceite vegetal? Porque el planeta te lo agradecerá y porque es más barato  que el diésel. Esta idea que aplicaban los hippies no es tan utópica.

Furgoneta hippie

El aceite vegetal no contribuye al aumento de las emisiones de gas a la atmósfera, se calcula que sustituyendo el diésel por aceite vegetal se reducen 2,8 toneladas al año en emisiones de CO2 (según tu uso del vehículo, claro). Por otro lado, tampoco está de más saber que el cambio supone un ahorro para nuestro bolsillo (también se puede usar aceite de cocina gastado), y ten en cuenta que el aceite vegetal no sufre las fluctuaciones de precio del mercado.

Los aceites que más suelen usarse son los de colza, cacahuete, oliva, palma, soja, girasol (estos tres últimos son los más económicos). Las grandes ventajas del aceite vegetal son que tienen una gran capacidad energética, es más eficiente, no es tóxico y su quema es neutra (no emite gases CO2).

Botellas de aceite vegetal

¿Qué modelos permiten el cambio?

Los diésel de precámara, inyección directa (TDI), unidad-inyector (PDI) y los common rail. Algunos TDI no lo permiten por limitaciones de la bomba de distribución.

¿Qué cambios hay que hacer?

Se pueden hacer dos tipos de modificaciones:

  • Con un tanque de combustible: se cambian bujías e inyectores y se añade un nuevo filtro de combustible. En ocasiones se necesita instalar una bomba de combustible adicional, un intercambiador de calor (para precalentar el combustible), conmutadores, válvulas, conducciones, etc.
  • Con dos tanques de combustible: se mantiene el tanque original y se añade otro depósito pequeño complementario (de unos 30 litros). Con este se harán los primeros y los últimos kilómetros  a través de un conmutador automático o manual.

Ten en cuenta que para usar el aceite vegetal puro como combustible hay que efectuar estas modificaciones técnicas, y si no estás preparado para ello, lo mejor es que acudas a un taller mecánico para evitar daños irreparables. El aceite vegetal es más viscoso.

Kit para el uso de aceite vegetal en coches.

El cambio puede costar unos 2.000 euros. Con un uso moderado del vehículo, se puede amortizar al cabo de 60.000 kilómetros. En Internet se pueden encontrar kits con todas las piezas necesarias e instrucciones de montaje (tanto para mecánicos como para aficionados con unos conocimientos mínimos).

En España, EcoEngin adapta vehículos industriales para usarlos con aceite vegetal puro y esta misma empresa suministra aceite acorde a la legislación vigente, declarado como carburante. Tiene sedes en Barcelona, A Coruña y León y usa la tecnología alemana de Rapstruck.