Si tenemos menos de cuatro dioptrías de miopía hay una solución muy económica para ver mejor. Se trata de las gafas estenopeicas. El invento es de Nacho Martí, un diseñador catalán que las creó con el objetivo inicial de acercar las gafas a los países con pocos recursos. A su artilugio lo bautizó Stenop y con él fue finalista en los Index Design Awards de Copenhague en 2007. A una empresa que fabricase las gafas estenopeicas a tropel le costaría unos 20 céntimos la unidad, por lo que son accesibles para los más pobres.

Gafas de sol estenopéicas.

Sin embargo, para el ciudadano de clase media también son positivas. ¿Por qué? Porque las gafas convencionales acostumbran al ojo a que se lo “den todo hecho”, dificultando la mejora del enfoque, e incluso incrementando la miopía. Las gafas estenopeicas funcionan por el sistema de la cámara oscura, la que hizo posibles artes como la fotografía. Eso permite la relajación del ojo.

¿Cómo funcionan? Las gafas se basan en la visión estenopeica, es decir, aquella que pasa a través de un pequeño agujero, de forma que sólo deja que se cuelen en la vista los rayos “buenos”, los que inciden perpendicularmente en la retina; por el contrario, los rayos divergentes no pasan por el agujero, y estos son los “malos”, los que ocasionan el desenfoque. Lo mejor de todo es que como no utiliza lentes, se adecuan a todo tipo de ojo hasta seis dioptrías. Es importante decir que las gafas estenopeicas no son ningún “milagro”, pero sí reducen hasta el 80% la miopía, la hipermetropía, el astigmatismo y la vista cansada. Por otro lado, no funcionan si realizamos actividades en movimiento ni en lugares con poca luz.

Lo que nos interesa: cómo hacer gafas estenopeicas. Los materiales son muy básicos. Necesitarás:

– Plástico opaco troquelado (puedes hacerte unas caseras también con cartulina).

– Un punzón o similar.

– Tijeras.

Recorte el plástico o cartulina con la forma de unas gafas. Puedes usar otras gafas que tengas como plantilla. Después simplemente tienes que agujerear con el punzón o similar pequeños círculos de 1 mm. y distanciados unos tres mm. aproximadamente. Son económicas, ligeras, no se rompen y ocupan muy poco espacio (las puedes amoldar como quieras con cuidado).

Gafas estenopéicas.

Aparentemente no son muy bonitas, así que si te importa la estética, puedes hacer unas un poco más “modernas” con unas gafas de sol viejas. Tan sólo tienes que quitarle los cristales y cambiarlos por el plástico agujereado.