Rube Goldberg

Piensen en una tarea que pueda resultarles sencilla: romper un huevo, afilar un lápiz, abrir una puerta, encender una lámpara, etc. Todo lo que se les ocurra que puedan hacer con un mínimo de esfuerzo y materiales.

Sea la tarea que sea, existe una manera de hacerlo mucho más compleja y aparatosa: por medio de una maquina de Rube Goldberg.  Este es un ejemplo:

Interesante ¿No? Los materiales y procedimientos quedan a decisión de cada uno, lo importante es obtener el mismo resultado en una forma menos tradicional, más divertida y original.  Una forma de despertar al ingeniero que llevamos dentro.

Como nota adicional, les comento que existen concursos llevados a cabo, incluso por universidades prestigiosas, para ver quien construye la mejor y más eficaz de estas maquinas.

Este es otro ejemplo: