Como encontrar contenidos para tu blog con las alertas de Google.

Las alertas de Google son un servicio gratuito que aunque ofrecido como Beta desde hace años resulta muy útil si deseamos estar al día y realizar un seguimiento de determinados contenidos en Internet. Podemos realizar un seguimiento de determinadas noticias o productos que comentamos en nuestro blog, comprobar si hablan de nosotros, o bien seguir las noticias y novedades de la competencia.

Papiro

Para configurar una alerta debemos definir los siguientes elementos:

  • Términos (buscar términos). Son aquellas palabras (ej: ministerio de vivienda), nombres propios (ej: Barack Obama), nombres de marcas (ej: Twitter, Coca-cola, etc) o urls https://comohacer.eu/ para las que deseamos recibir una notificación cuando se publiquen en Internet contenidos con dichos términos.
  • Tipo. Indica la fuente donde se buscarán los términos:
    • Noticias. Se buscarán los términos en Google Noticias.
    • Webs. Se buscarán los términos en Google Web (Google estándar).
    • Grupos. Se buscarán los términos en los Grupos de Google.
    • Exhaustivo. Se buscarán los términos en todas las fuentes posibles.
  • Frecuencia. Periodicidad con la que deseamos recibir las notificaciones. Puede ser cuando se produzca, una vez al día o una vez a la semana.
  • Destino notificación (enviar a). Podemos optar entre una dirección de correo electrónico de Gmail o bien RSS. La opción RSS resulta muy práctica ya que podemos gestionar de forma más sencilla la información recibida. Si optamos por e-mail entonces se nos irá llenando el buzón haciendo más compleja la extracción de la información que nos interesa.

El servicio en inglés, Google Alerts permite para el campo Tipo seleccionar dos opciones adicionales: Blogs y Video.

Por otro lado, podemos administrar nuestras alertas vía web de forma cómoda.

Lo más destacable del servicio es la enorme simplicidad de uso, en una sola ventana configuramos los parámetros de nuestra alerta y pulsamos en Crear alerta.

Por Luis Alfonso (de Merkatia).

Como colgar un cuadro en la pared.

Una de los elementos decorativos más habituales en el hogar son los cuadros. Aunque el proceso de colgar un cuadro en la pared del salón o de una habitación es sencillo es necesario prestar atención a cada uno de los pasos a realizar en el proceso. Partimos de que disponemos de un cuadro adecuadamente enmarcado.

cuadros

Cuadro en pared

  1. Comprobamos si el cuadro tiene colocadas las alcayatas (tornillos que en su extremo tienen un ojo), que irán siempre en la parte posterior del marco y en la zona superior. En caso de que no estén colocadas debemos hacer lo siguiente para calcular su ubicación correcta. Si se trata de un cuadro de pequeñas dimensiones, es suficiente con colocar una alcayata. En este caso la alcayata deberá colocarse en el centro del cuadro. Cuando empleemos un único ojo, si no calculamos correctamente la posición el cuadro nos quedará torcido. Cuando se trate de un cuadro de tamaño medio o grande emplearemos 2 ojos. En este caso las alcayatas deberemos situarlas en las posiciones 25% y 75% de la anchura, es decir, si por ejemplo la anchura del cuadro es 50cm, entonces una alcayata irá situada a una distancia del extremo de 12,5 cm (50cm * 25 / 100) y la otra a una distancia de 37,5 cm (50cm * 75 / 100).

  2. Calculamos la altura a la que deberá situarse el cuadro. En general, la altura adecuada será aquella que situe la zona central del cuadro a la altura de los ojos. Considérese una persona de altura media para aproximar la posición. La mejor forma de hacer esto es que una persona sujete el cuadro con las dos manos y lo vaya situando a diferentes alturas. Al mismo tiempo, una segunda persona controlará a cierta distancia si la altura del cuadro es la adecuada. Una vez encontrada la posición, ayudándonos de un lápiz marcamos el lugar donde irán las escarpias de las que colgará el cuadro, que se corresponde con la posición que ocupan las alcayatas. Si la pared es lisa también podemos apretar el cuadro contra la pared para que las alcayatas dejen una marca que emplearemos de referencia. Una vez hecho esto y para asegurarnos de que la referencia se ha situado correctamente, medimos desde el techo hasta la marca para comprobar que la distancia en la vertical es la misma para los dos puntos. Adicionalmente, comprobamos que la distancia entre las marcas en la pared y entre los ojos del cuadro es la misma.

  3. Colocamos los tirafondos y las escarpias. Para un cuadro normal los tirafondos pueden ser de 4 o 5 mm. Con la ayuda de un taladro hacemos los agujeros en la pared donde irán los tacos. Podemos usar una broca de 1 mm inferior al tamaño de los tacos, de esta forma si se nos mueve un poco el taladro (cosa bastante habitual), el tamaño del agujero será el correcto. Introducimos los tirafondos con ayuda de un martillo. A continuación, atornillamos las escarpias hasta que queden bastante apretadas. Otra opción, para cuadro ligeros de menos de 14 kilos, es emplear un cuelgafacil, que es un colgador de plástico que lleva un clavo de acero.

  4. Colgamos el cuadro y comprobamos el resultado. Si hemos cometido algún fallo a la hora de tomar las mediciones es posible que el cuadro nos quede inclinado. En este caso, si la inclinación es pequeña, y el cuadro tiene dos ojos, podemos colocar un pequeño trozo de cartón en la escarpia más baja para que se compense la diferencia de altura. Si el cuadro lleva un único ojo deberemos sacarlo y volver a ponerlo en la posición correcta.

Por Luis Alfonso (de Merkatia).

Como optimizar las imagenes de tu blog para conseguir más visitas.

Una de las formas más fáciles de conseguir visitas para tu blog es que configures adecuadamente las propiedades de tus imágenes para que éstas puedan ser encontradas y clasificadas por los buscadores, principalmente por Google Image Search.

En primer lugar, para cada imagen incluye el atributo ALT, que se corresponde con el texto que muestran los navegadores cuando no se puede cargar una imagen. Es recomendable que introduzcas algunas palabras claves en dicho atributo. No incluyas demasiadas palabras, ni aproveches este atributo para hacer spam de palabras claves, Google lo detectará y tu imagen perderá relevancia, además de que puedes sufrir una penalización. Entre 3 y 5 palabras debe ser suficiente para describir la imagen. Las palabras puedes separarlas con espacios.

Por otro lado, el nombre del archivo de la imagen debe guardar relación con el contenido del atributo ALT. Podemos poner de nombre las mismas palabras claves que en el atributo ALT, en este caso las separaremos con guiones. La extensión del archivo es indiferente, ya sea JPG, GIF, etc.

La relevancia de la imagen se completa con el contenido del texto que la rodea. En las líneas previas a la imagen y en las líneas posteriores, incluye frases con las palabras claves (en negrita) que has incluido en la etiqueta ALT. También, el uso de tags como H1 o H2 que incluyan dichas palabras aumentará la relevancia de las mismas. El contexto es fundamental para que los motores de búsqueda sepan de qué trata la imagen.

Otro atributo de la imagen que puedes utilizar es TITLE que sirve para definir el texto que deseamos mostrar cuando el usuario sitúa el cursor del ratón sobre la imagen. Aunque no influye mucho a nivel de posicionamiento de la imagen, si que es útil ya que mejora la usabilidad, dando más información al usuario.

Para terminar, emplea imágenes de suficiente tamaño y calidad para que los usuarios que están buscando imágenes a través de herramientas como Google Image Search se decanten por tu imagen y no por las de otras webs. Ten en cuenta que esta herramienta permite filtrar las imágenes por tamaño y generalmente los usuarios buscan imágenes medianas o grandes.

Recuerda que las imágenes que primero aparecen en el buscador de imágenes de Google son aquellas que tienen mayor relevancia para la búsqueda, aunque en ocasiones puedan mostrarse imágenes que no encajan para nada.

Por Luis Alfonso (de Merkatia).

Como memorizar utilizando imágenes.

Una de las técnicas más básicas de la mnemotecnia para memorizar tanto palabras como secciones de un tema es el método de los lugares o loci. Se trata de una técnica ideada por los griegos para recordar los puntos de un discurso.

Memorizar

Para recordar los elementos vamos a emplear lugares conocidos por nosotros, por ejemplo las habitaciones de tu casa, las salas de tu centro de trabajo, las tiendas de tu calle, etc. En cada uno de los habitáculos vamos a asociar uno o varios términos. El método consiste en asociar una imagen visual al elemento que deseamos memorizar e incluirlo en una de las salas creando una escena. Para aumentar la retención de los conceptos es recomendable visionar los objetos de forma exagerada, colorista e incluso acompañarlos con sonidos. Cuanto más extravagantes sean las imágenes mayor será nuestra capacidad para recordar.

Ejemplo: vamos a recordar los siguientes objetos: pelota, violín, manzana, silla y coche.

Si por ejemplo en mi casa tengo 5 habitaciones en la primera voy a recordar la pelota, en la segunda el violín y así sucesivamente.

– Para recordar la pelota, nos imaginamos en la primera habitación una pelota roja enorme dando botes y chocando por la paredes haciéndolas retumbar.

– Para memorizar el violín, imaginamos en la segunda habitación un músico tocando el violín con gran maestría y rapidez.

– Para recordar la manzana, imaginamos en la tercera habitación un árbol con un hombre sentado debajo (Newton), al que le cae una manzana en la cabeza.

– Para memorizar la silla, imaginamos en la cuarta habitación una silla enorme en la que hay un hombre sentado que parece diminuto.

– Para memorizar el coche, imaginamos en la quinta habitación un coche dando vueltas y echando humo.

La técnica de los lugares aumenta de forma sorprendente nuestra capacidad de memorizar y reduce mucho las posibilidades de olvido. El cerebro humano trabaja con imágenes y son éstas las que permiten estimular el hemisferio derecho que es el relacionado con la creatividad.

Por Luis Alfonso (de Merkatia).

Como usar GMail de forma segura en redes WiFi.

Logo gmailEl uso de redes wi-fi para navegar sin cables de forma gratuita se ha extendido mucho actualmente y se dispone de Internet wireless en aeropuertos, parques, centros comerciales, etc. El problema que tiene es que la redes wi-fi son vulnerables y pueden espiarse los datos que navegan por ellas.

El correo GMail viene configurado por defecto para que utilice una conexión HTTP, es decir, no se emplea cifrado en las comunicaciones. Sin embargo, podemos configurar GMail para que use HTTPS que es el protocolo de conexión segura, con cifrado SSL, que se emplea en Internet, principalmente en banca, comercio electrónico, etc.

En primer lugar, iniciamos sesión con nuestra cuenta de GMail y, una vez dentro, hacemos clic en Configuración. Elegimos la pestaña General (que suele aparecer marcada por defecto) y vamos a la parte inferior donde dice Conexión del Navegador. Aquí por defecto indicará No usar siempre https. Seleccionamos entonces Usar Siempre https. Pulsamos después el botón Guardar cambios. A partir de ahora todas las comunicaciones que realicemos para consultar nuestro correo con GMail se realizarán de forma cifrada para mayor seguridad.

Volviendo a la bandeja de entrada de mensajes, otra opción bastante interesante, si sospechamos que nos han podido robar nuestra contraseña de GMail, es la posibilidad de consultar las IPs de las últimas conexiones que se hayan realizado a nuestro correo electrónico. Movemos la barra de scroll hasta abajo y vemos una línea que indica:

Esta cuenta está abierta en otra ubicación con esta IP (81.42.xxx.xxx). Última actividad de la cuenta: hace 5 minutos. Información detallada

La primera frase sólo nos saldrá si tenemos abierto GMail en diferentes solapas del navegador o usamos algún widget que se conecta al correo. El link interesante es Información detallada. Si pulsamos sobre él se nos abrirá una ventana que nos mostrará una tabla con la actividad reciente de la cuenta. Podemos ver las direcciones IP desde donde se ha consultado el correo y la hora a la que se produjo la conexión. En la parte superior de esta ventana disponemos de un botón para cerrar todas las sesiones de GMail abiertas excepto la actual. Una vez pulsado dicho botón, GMail te recomienda que cambies la contraseña si sospechas que has podido sufrir phising o robo de tu password.

Por Luis Alfonso (de Merkatia).

0
Tienda ComoHacer.eu