0

Cómo redactar un texto (Parte II)

Publicado por el .

Esta es la continuación de la parte 1 de cómo escribir un texto. En la 1º parte se explicaba la forma de recopilar ideas para empezar a escribir y como ordenarlas de forma correcta.

Pluma y libreta.

En este tutorial aprenderéis a utilizar lo conseguido en la 1º fase y aplicarlo para conseguir el resultado final.

En primer lugar debemos tener en cuenta la distribución de nuestro artículo. Tradicionalmente las partes que podemos encontrar en cualquier libro o periódico son introducción, desarrollo y conclusión. Cada una de estas partes debe mostrar unos contenidos característicos de ella.

Introducción o presentación

La finalidad de esta parte es exponer el tema del texto y unas ideas muy generales sobre él. En ella debemos:

Informar sobre el tema en general: Expondremos algunas ideas generales de lo que vamos a hablar. Por ejemplo si escribimos sobre las cigüeñas podemos explicar algún dato sobre las aves.

Informar sobre el tema en particular: Expondremos algunas ideas específicas de lo que vamos a hablar. Por ejemplo costumbres de la cigüeña, forma de vida, etc.

Exponer tesis central: Aquí introducimos el tema central sobre el que va a girar posteriormente el texto. Por ejemplo el tema puede ser dar a conocer las especies de cigüeñas que existen.

Señalar objetivos: Pretensiones o intenciones con las que se escribe el texto. Por ejemplo que la gente este más informada sobre éste ave.

Datos o descubrimientos: Podemos introducir algunos descubrimientos relevantes que aporten información al tema.

También es importante decir que, aunque la introducción aparezca al principio de cualquier texto, mucha gente la escribe al final ya que es la parte más importante cuyo objetivo es despertar interés en el lector.

Desarrollo o nudo

En esta parte del texto se introducen todos los datos relacionados con el tema expuesto en la introducción. Normalmente cada idea se suele situar en un párrafo diferente en el que se expone el tema específico del que se va a hablar.

El desarrollo o nudo dependerá del tipo de texto que estemos redactando pero siempre contará con un desarrollo de las ideas principales expuestas en la introducción.

Conclusión o desenlace

La conclusión resume todas las ideas expuestas a lo largo de todo el texto. Un dato que debe tenerse muy en cuenta es que nunca debe aportar información nueva al texto. Únicamente debe tratarse de una síntesis del texto.

Para realizar la conclusión podemos volver a leer el texto y pensar como expresar lo mismo que hemos escrito en cuatro o cinco líneas. La selección que deberemos realizar se basará en los contenidos más importantes o relevantes que encontremos.

Además de resumir el texto, la conclusión tiene un segundo objetivo que permite diferenciar dos tipos de conclusiones:

Conclusión abierta: Permite al lector participar en el texto mediante una pregunta final que le hace reflexionar.

Conclusión cerrada: Cierra el texto sin añadir ningún tema de reflexión.

Como veis siguiendo estas pautas podremos ir colocando los datos conseguidos en la parte 1 del tutorial en su lugar correcto y así conseguir un texto digno de un buen escritor.


A inventar!