0

Cómo publicar un libro

Publicado por el .

Antes de publicar un libro, tenemos que escribirlo, está claro. Ya escribimos un par de artículos con consejos para emprender la apasionante pero colosal empresa de escribir un libro. Si ya lo tienes, échale un vistazo al artículo de hoy, donde hablamos sobre las tres claves para conseguir que nuestras palabras no se queden sólo para nosotros.

Libros apilados.

Lo bonito de escribir es poderlo compartir con los demás. Ésa es la idea de publicar un escrito, compartir conocimientos y vivencias. Hay tres grandes alternativas para conseguir que tu libro tome la forma del papel o del formato electrónico, ya que el e-book es un soporte que va ganando adeptos lentamente.

– Acudir a un editorial. Esta es la forma clásica de publicar un libro. Pero si eres autor o autora novel, deberás convencer a las editoriales de que apuesten por tu escrito, lo cual no siempre es tarea fácil. ¿Lo que más atrae? El título y una temática actual, si es un ensayo, o que esté de moda, si es novela. Normalmente las editoriales tienen en sus páginas web un apartado donde puedes enviar por correo electrónico tu obra. No hay punto medio: o la respuesta es inmediata (y negativa) o la respuesta tarda dos, tres, cuatro o más meses. Algunas editoriales exigen la obra en papel, por lo que deberás enviarla por correo postal o presenciarte. Cuando escribimos algo, tendemos a sobrevalorarlo y a pensar en “grandes editoriales”. Sin embargo, luego nos damos cuenta de que Planeta sólo publica a Millás y a escritores de la elite, así que no debemos cerrarnos puertas y tocar a editoriales más modestas y atrevidas con las nuevas promesas. Un consejo: haz una lista de todas las editoriales que conozcas, busca por Internet, acércate a una librería, etc., y envía la obra a todas ellas. Eso sí, no olvides antes de nada registrar tu obra en la propiedad intelectual. Se paga una cantidad muy simbólica y no está de más prevenir.
Ten en cuenta que últimamente, y más con la excusa de la crisis, las editoriales suelen pedir “un esfuerzo” económico del autor para editar el libro. Sólo tú decides si el trato que te ofrecen es justo, si te lo puedes permitir y si te compensa.

Libros en la cabeza de un hombre.

Agente literario. Algunas editoriales de dirán, de entrada, que sólo aceptan obras procedentes de agentes literarios. ¿Qué son? Básicamente, comerciales de literatura. Son personas que analizar y estudian tu obra, y le buscan una salida. Cobrando sus honorarios, claro. Vienen a ser los intermediarios de tu obra. Si te lo puedes permitir, es una buena opción contactar con uno de ellos. Asegúrate de que el elegido tiene buenas referencias.

Autoedición. Es una opción que va ganando adeptos. O vas directamente a la imprenta, o editas a través de alguna empresa dedicada a la autoedición como Bubok, que tiene un interesante sistema que imprime según demanda, sin crear stocks ni centenares de ejemplares. Es la mejor alternativa para quienes dispongan de pocos o ningún recurso, ya que si se imprime es porque se vende. Lo malo es que no te beneficias del poder de llegar al público que suelen tener las editoriales, que trabajan con distribuidoras y pueden colocar tu libro en muchas tiendas (con mejor o peor visibilidad).

Niño leyendo un libro.

¡Mucha suerte!


A inventar!