3

Cómo hacer un yo-yo

meneame_share

¿Sabías que el yo-yo es un juguete con una historia milenaria? Pues sí, hacia el año 1.000 a. C., los niños chinos ya jugaban con este artilugio que estaba hecho con dos discos de marfil y un cordón de seda enrollado en torno al eje central. Después, en Europa, a los discos se le añadieron motivos geométricos y se ha utilizado con frecuencia para sesiones hipnóticas. También se dice que los yo-yós rudimentarios se usaban para cazar: se ataba una piedra a un cordel y así atacaban.

Yoyo casero.

El yo-yo no es un simple juego de niños, sino que se pueden hacer trucos realmente curiosos y prueba de ello son los torneos que se celebran en todo el mundo sobre este juguete. Políticos como Nixon y Kennedy fueron grandes aficionados del yo-yo. Este artilugio ha aparecido incluso en el arte griego.

Pues bien, una vez que hemos conocido un poco la historia del yo-yo y su importancia como objeto de ocio, ¿qué os parece si intentamos hacer uno con nuestras propias manos? Lo haremos con botones, así que busca unos grandes y bonitos. Hacer un yo-yo es una buena forma, además, de enseñar a un niño a reutilizar los objetos inservibles y como lección para que se fabrique sus propios divertimentos, fomentando así su creatividad.

Necesitarás:

- Dos botones grandes.

– Tres palillos planos.

– Hilo de algodón fuerte.

– Aguja.

En primer lugar, cogemos los dos botones y los ponemos en paralelo. Entre ellos metemos los palillos para mantener ese hueco. Cosemos los botones entre ellos, introduciendo el hilo por los agujeros. Hay que pasar el hilo varias veces, hasta que quede fijo. Después sacamos los palillos y enrollamos el hilo hasta que la separación entre ambos botones sea fuerte.

Yo-yo casero.

Ahora simplemente hay que cortar el hilo de la longitud que vaya a tener el yo-yo. Será de unos 80 centímetros y debe ser resistente, para que aguante las sacudidas. Un extremo hay que anudarlo entre los dos botones. Ajústalo firmemente, si no, cuando uses el yo-yo saldrá volando. En el otro extremo haz un nudo grande, para poder meter el dedo. Y ya tenemos el juguete.

Por último, si quieres puedes añadirle algún elemento decorativo como pegatinas de las que venden para niños y adolescentes: estrellitas, corazones, etc. También puedes dibujarlos tú mismo con una pintura adecuada, según el material del que sean los botones del yo-yo.

Yoyo casero 2.


meneame_share

3 comentarios

  1.   TheoChile dijo

    Gracias. He encontrado artículos para niños, para grandes y también para los abuelos. Todos muy interesantes.

    1.    Alberto Navarro dijo

      Me alegra que estés contento con nuestro equilibrio de publicación ;D

  2.   Raitselys La Reina Gil dijo

    este programa es muy interesante me gusta mucho porque sale la información especifica  úsenlo.este programa es interesante 

A inventar!