1

Cómo hacer un mosaico con cáscaras de huevo

Publicado por el .

¿Te gustan los mosaicos romanos que hacían con mármol? ¿Te gustaría exhibir algo parecido en tu casa? Hoy te damos una propuesta elegante y barata para hacer un mosaico muy decorativo reciclando cáscaras de huevo.

Mural con cascara de huevo.

Para hacer un mosaico con cáscaras de huevo hace falta mucha paciencia. Primero, os recomendamos que hagáis una prueba a escala pequeña, como un plato pequeño para colgar. El resultado es una pieza decorativa propia, original y vistosa.

Necesitarás:

– Cáscara de huevo (preferible de color blanco o mejor, alternar colores).

– Pegamento transparente, quitaesmalte de uñas y pincel.

– Pinzas.

– Barniz transparente.

– Acuarelas y jabón.

– Soporte: trozo de cartón o bandeja de alimentos (como las que contienen la carne en los supermercados).

Para empezar, lavaremos las cáscaras de huevo con mucho cuidado, para no romperlas, y con una disolución caliente de detergente. Después hay que dejarlas secar y extraer con precaución la membrana interior.

Después pintaremos las cáscaras. Si usamos acuarela, hay que mezclarla con un poco de jabón de manos para que se adhiera mejor a la cáscara (si no, es demasiado acuosa). Si lo preferimos, también podemos usar rotuladores de colores. Por supuesto, antes de pintar hay que tener claro qué queremos hacer: ¿unas flores? ¿un jarrón? ¿o un mosaico de colores psicodélicos? Para empezar, no seamos demasiado exigentes. Después ya nos subiremos la dificultad de las propuestas ;-). El diseño elegido lo dibujaremos con lápiz en el soporte, ya sea cartón o la bandeja de alimentos.

Para pegar la cáscara de huevo, la sostendremos por un lado, con las pinzas, y por el otro, le pondremos cola transparente con un pincel (por la parte trasera de la cáscara).

Endurecer cáscara de huevo.

Después la ponemos sobre el soporte y presionamos suavemente con el dedo. Al hacer fuerza, la cáscara se quebrará en trocitos, dando el efecto mosaico que buscamos. Así sucesivamente iremos rellenando el dibujo que hemos trazado. Es preferible pintar los trozos antes porque si lo hacemos una vez estén pegados, no quedará tan bonito porque en un mosaico suelen quedar pequeños espacios huecos, y si los llenamos con pintura pierde esa “gracia”.

Para colocar trozos pequeños de cáscara podemos ayudarnos con un palillo de dientes o con una aguja. El pegamento excedente lo podemos extraer con un pincel mojado en quitaesmalte de uñas.

El último paso, cuando el mosaico está seco, es barnizarlo. Si te ha gustado hacerlo, ya sabes, ¡prueba nuevos diseños!


Un comentario

  1.   Susana dijo

    Yo también hice mi propio tutorial de como hacer un mosaico, pero con otro material… Os dejo el enlace por si a alguien le interesa:

    Es un estilo romano.

A inventar!