2

Cómo hacer un imán

meneame_share

Hoy aprenderemos a hacer un imán casero gracias al campo magnético terrestre y con sencillas herramientas. Siempre es útil tener uno a mano.

Imán

Antes de empezar, unas nociones básicas: el hierro es una material ferromagnético, lo que significa que está constituido por pequeños cristales de hierro con propiedades magnéticas. El problema es que están “desordenados”, por decirlo de alguna manera. Si logramos unir todas esas partículas, el objeto de hierro se magnetizará. Esta lógica la sigue, por ejemplo, un clavo cuando lo unimos a un imán. El clavo queda magnetizado y se comporta prácticamente como un imán.

Necesitarás:

- Una barra de hierro.

– Un martillo.

– Una brújula.

Cogemos la barra de hierro con una mano, y con la otra la golpeamos con el martillo. Entonces la barra estará imantada, aunque débilmente. ¿Cómo conseguir que aumente su poder de imantación? Tendremos que intentar alinearla con el campo magnético terrestre.

Para ello usaremos la brújula. La barra de hierro tenemos que orientarla en la dirección Norte-Sur e inclinada hacia el suelo, como vemos en el dibujo. De todas formas, la inclinación depende de la latitud donde nos encontremos. En el hemisferio Norte deberá estar más bajo el extremo más al Norte. Los seguidores de Cómo Hacer del hemisferio Sur tendrán que hacerlo al revés.

Imantando

¿Y el ángulo de inclinación? Si nos encontramos en el Ecuador, la barra tendrá que estar en horizontal. Por tanto, sin inclinación. Cuanto más hacia el polo vayamos, más picada debe ser la inclinación. En España, a modo orientativo, debería tener un ángulo de unos 40 grados.

La explicación de este proceso es que el dominio magnético rota, y los que se alinean en dirección Norte-Sur se vuelven más grandes. Su permanencia es complicada, ya que supone “animar” a los dominios a que mantengan la alineación.

Para comprobar la imantación de la barra o de cualquier otro objeto, prueba con pequeñas partículas como limaduras de hierro o ralla un poco de estropajo de acero.

Para desmagnetizar un objeto, una opción es someterlo a un calentamiento que le lleve al llamado “punto de curie”, ya que el calor excita las partículas y hace que se “desalineen”.

Puedes comentarnos cómo te ha ido el experimento en el foro.


meneame_share

2 comentarios

  1.   ikki dijo

    buen tutorial

  2.   DoctorPC dijo

    no lo sabia :)

A inventar!