3

Cómo hacer un futbolín casero

meneame_share

¿Te gusta el fútbol? Si te apasiona, pero no se te da muy bien eso de darle patadas al balón, quizás te guste hacerte una “pachanga” con los amigos al futbolín. Hoy aprenderemos a hacer un futbolín casero.

Futbolín casero.

El partido va a empezar. El pitido marca el comienzo. Vamos allá.

Necesitarás:

- 22 corchos de botellas de vino.

- Una bola de plástico pequeña.

- Rotuladores.

- 6 palos de brocheta o “pinchos”.

- Una caja muy grande de cartón (aproximadamente, 150 x 90 cm)

- Tijeras, pegamento.

- Un saco de patatas vacío (de esos de red).

- Alfileres.

Para empezar, hagamos un equipo. Pinta del color que más te guste los jugadores de un equipo (once corchos). Dibújales también una cara, aunque no te pases con los detalles, para que no quede muy cargado. Después haremos lo mismo con los once corchos restantes, de otros colores. Recuerda que un corcho de cada equipo es el portero, por lo que deberá tener un color que lo diferencie del resto de jugadores.

Niños jugando a un futbolín casero.

El siguiente paso será el “campo de fútbol”, en este caso más áspero de lo habitual: un cartón ;-). Haremos ocho agujeros a cada lado de la caja a la misma distancia y altura, teniendo en cuenta que los jugadores (corchos) deberán estar a un centímetro sobre la caja. A continuación, recortaremos dos rectángulos de los extremos de la caja para hacer las porterías, sin cortarlos del todo, para que queden unidos a la caja por la parte de abajo. Taparemos la portería con la red del saco de patatas, de un tamaño considerable para que sobre y la pelota no se salga.

Antes de poner los jugadores, pintaremos la caja: el césped, un público ficticio, etc. Cuando se seque, meteremos los palos de brocheta por los agujeros. Antes, tendremos que meter los corchos agujereados con los jugadores. Hay que procurar que los jugadores queden fijos y estáticos, para ello podemos ayudarnos de topes que impidan que “bailen”, como por ejemplo plastilina. En los mangos podemos usar también corchos (por lo que necesitaríamos ocho más) o cualquier otro objeto que nos pueda resultar cómodo (como pelotas de gomaespuma agujereadas e introducidas en los palos), pero que queden muy fijos para cuando tiremos. Para eso, podemos atravesarlo con alfileres.

Recuerda que los jugadores del equipo contrario hay que introducirlos orientados a la inversa, es decir, frente a frente. La alineación la decides tú, aunque se suelen poner tres defensas, cuatro centrocampistas y tres delanteros.

¡Que gane el mejor!


meneame_share

3 comentarios

  1.   javi dijo

    gracias por poner mi idea :)

  2.   Raquel Andrés Durà dijo

    Gracias a ti, javi. Para eso estamos ;-)

  3.   nombre falso dijo

    y la pelota?

A inventar!