2

Cómo hacer un cañón en casa

meneame_share

Impulsar objetos a grandes distancias, es una de las aplicaciones que se le da a los procesos de combustión. La fuerza del empuje hace que dichos objetos lleguen a su destino con una velocidad impresionante, que es acelerada también por la gravedad. Hoy, veremos un experimento sencillo: cómo hacer un cañón casero, para visualizar el proceso de lanzamiento de proyectiles en una experiencia práctica de mecánica newtoniana.

Cañón

Materiales

- Tubo de rollo fotográfico o bote metálico.

– Alcohol.

– Encendedor eléctrico.

– Alambre de cobre.

Armando nuestro cañón casero

Tomamos la tapa del bote metálico o del tubo de rollo fotográfico, y lo fijamos con ayuda de pegamento epóxico en una base para poder utilizarla como estructura central de nuestro cañón. Podemos utilizar una especie de carro de juguete o estructura de cañón de juguete, la idea es que quede completamente fijo y utilizarlo como un soporte para nuestro lanzamiento de proyectiles.

cañón casero

Una vez fijado, hacemos un par de agujeros en la tapa con ayuda de un clavo o un punzón y atravesamos dichos agujeros con dos trozos de alambre de cobre, de esta manera, aseguramos nuestro dispositivo de ignición.

Los dos extremos de los alambres de cobre que van del lado plano de la tapa los vamos a conectar con los terminales de nuestro encendedor eléctrico, fijamos el encendedor en la parte de atrás de nuestro montaje y ya tenemos listo nuestro pequeño cañón, sólo falta cargarlo y realizar la experiencia de lanzamiento de proyectiles.

Para lograr el disparo, colocamos unas gotas de alcohol o un poco de gas de encendedor en el tubo de rollo fotográfico o bote metálico de la tapa que fijamos a la base con ruedas, luego fijamos el tubo a la tapa, activamos la ignición con el encendedor eléctrico y podremos ver como el rollo de tubo fotográfico sale disparado hacia delante.

cañón casero

Cómo funciona

La combinación de combustible o líquido inflamable y aire que se encuentran dentro del tubo de rollo fotográfico cerrado, generan las condiciones ideales para una combustión volátil, gracias a la chispa generada por el encendedor eléctrico. Una vez iniciada la combustión, se generará una cantidad de gases que al no poder ser contenida por el tarro, harán que dicho tarro salga disparado a una velocidad inicial, generada por la fuerza de la energía desprendida por la combustión de nuestro pequeño cañón casero.


meneame_share

2 comentarios

  1.   Fuego Negro dijo

    Fantástico el cañoncito. Me he pasado un buen rato viendo como lo hacías funcionar y me hizo recordar cuando era niño y hacía mis propios juguetes pues no habían tantos disponibles.

    Voy a intentarlo el próximo fin de semana.

    Me has hecho sonreir, lo que agradezco mucho.

    Te añado a mi lista de lectura.

    Saludos

  2.   ggmm1230 dijo

    si valla yo tambien en mis tiempos hacia mis propios juguetes

A inventar!