2

Como colgar un cuadro en la pared.

meneame_share

Una de los elementos decorativos más habituales en el hogar son los cuadros. Aunque el proceso de colgar un cuadro en la pared del salón o de una habitación es sencillo es necesario prestar atención a cada uno de los pasos a realizar en el proceso. Partimos de que disponemos de un cuadro adecuadamente enmarcado.

cuadros

Cuadro en pared

  1. Comprobamos si el cuadro tiene colocadas las alcayatas (tornillos que en su extremo tienen un ojo), que irán siempre en la parte posterior del marco y en la zona superior. En caso de que no estén colocadas debemos hacer lo siguiente para calcular su ubicación correcta. Si se trata de un cuadro de pequeñas dimensiones, es suficiente con colocar una alcayata. En este caso la alcayata deberá colocarse en el centro del cuadro. Cuando empleemos un único ojo, si no calculamos correctamente la posición el cuadro nos quedará torcido. Cuando se trate de un cuadro de tamaño medio o grande emplearemos 2 ojos. En este caso las alcayatas deberemos situarlas en las posiciones 25% y 75% de la anchura, es decir, si por ejemplo la anchura del cuadro es 50cm, entonces una alcayata irá situada a una distancia del extremo de 12,5 cm (50cm * 25 / 100) y la otra a una distancia de 37,5 cm (50cm * 75 / 100).

  2. Calculamos la altura a la que deberá situarse el cuadro. En general, la altura adecuada será aquella que situe la zona central del cuadro a la altura de los ojos. Considérese una persona de altura media para aproximar la posición. La mejor forma de hacer esto es que una persona sujete el cuadro con las dos manos y lo vaya situando a diferentes alturas. Al mismo tiempo, una segunda persona controlará a cierta distancia si la altura del cuadro es la adecuada. Una vez encontrada la posición, ayudándonos de un lápiz marcamos el lugar donde irán las escarpias de las que colgará el cuadro, que se corresponde con la posición que ocupan las alcayatas. Si la pared es lisa también podemos apretar el cuadro contra la pared para que las alcayatas dejen una marca que emplearemos de referencia. Una vez hecho esto y para asegurarnos de que la referencia se ha situado correctamente, medimos desde el techo hasta la marca para comprobar que la distancia en la vertical es la misma para los dos puntos. Adicionalmente, comprobamos que la distancia entre las marcas en la pared y entre los ojos del cuadro es la misma.

  3. Colocamos los tirafondos y las escarpias. Para un cuadro normal los tirafondos pueden ser de 4 o 5 mm. Con la ayuda de un taladro hacemos los agujeros en la pared donde irán los tacos. Podemos usar una broca de 1 mm inferior al tamaño de los tacos, de esta forma si se nos mueve un poco el taladro (cosa bastante habitual), el tamaño del agujero será el correcto. Introducimos los tirafondos con ayuda de un martillo. A continuación, atornillamos las escarpias hasta que queden bastante apretadas. Otra opción, para cuadro ligeros de menos de 14 kilos, es emplear un cuelgafacil, que es un colgador de plástico que lleva un clavo de acero.

  4. Colgamos el cuadro y comprobamos el resultado. Si hemos cometido algún fallo a la hora de tomar las mediciones es posible que el cuadro nos quede inclinado. En este caso, si la inclinación es pequeña, y el cuadro tiene dos ojos, podemos colocar un pequeño trozo de cartón en la escarpia más baja para que se compense la diferencia de altura. Si el cuadro lleva un único ojo deberemos sacarlo y volver a ponerlo en la posición correcta.

Por Luis Alfonso (de Merkatia).


meneame_share

2 comentarios

  1.   etnos dijo

    NO se como es pero los quadros siempre quedan mal. Aver si ahora podremos ponerlos bien con este manual ;)
    salu2

    1.    Alberto Navarro dijo

      Jajaja, eso espero, parece sencillo, pero hay que tener muchos detalles en cuenta. Saludos!!!

A inventar!